• Catedral de Oviedo.Plaza de Alfonso II El Casto, también conocida como Plaza de la Catedral

    Catedral de Oviedo

    Plaza de Alfonso II "El Casto", también conocida como Plaza de la Catedral

    Ruta Clariniana Ovetense

    Antonio Fernández Insuela

    Catedrático de Literatura Española de la Universidad de Oviedo

    Una ciudad puede ser recordada por diversos motivos, entre otros por la belleza de varios de sus edificios civiles o religiosos, por haber sido el lugar donde sucedieron hechos relevantes o porque en ella un escritor ubica a los personajes de una obra literaria de prestigio nacional o internacional.

    Oviedo tiene merecida fama de ciudad bien novelada. Narradores del prestigio de Leopoldo Alas Clarín, Ramón Pérez de Ayala y Dolores Medio ubicaron la acción de sus relatos en un espacio que, tamizado por la transformación propia de las creaciones literarias, se identifica en buena medida con dicha ciudad en distintos momentos de su historia sociocultural.

  • Pórtico de la Catedral de Oviedo. Al fondo, en el exterior, estatua del Rey Alfonso II

    Pórtico de la Catedral de Oviedo. Al fondo, en el exterior, estatua del Rey Alfonso II "El Casto"

    Plaza de Alfonso II "El Casto", llamada también popularmente Plaza de la Catedral.

  • La presente Ruta Clariniana Ovetense pretende ofrecer una muestra significativa de los lugares de Oviedo vinculados a Leopoldo Alas Clarín (1852-1901), tomando como referente fundamental su novela La Regenta (1884-1885). Aunque nacido en Zamora, con pocos años se traslada a Oviedo y, tras sus estudios universitarios y los primeros pasos en la docencia en la enseñanza superior, se asienta definitivamente en la capital asturiana en 1883 como catedrático de universidad. Aquí escribirá decenas de cuentos y de novelas cortas, varios cientos de artículos periodísticos y dos novelas, La Regenta (1884-1885), una de las más relevantes novelas españolas, y Su único hijo (1890). A pesar de vivir en una ciudad relativamente pequeña y mal comunicada con la capital de España, estuvo muy atento a lo mejor del pensamiento cultural español y europeo, por lo que fue justamente calificado por su biógrafo Juan Antonio Cabezas como "el provinciano universal".

    En el prólogo a la edición de 1900-1901 de la gran novela clariniana escribió el insigne novelista y dramaturgo Benito Pérez Galdós, contemporáneo y amigo de Leopoldo Alas, lo que sigue:

    "Desarróllase la acción de La Regenta en la ciudad que bien podríamos llamar patria de su autor aunque no nació en ella pues en Vetusta tiene Clarín sus raíces atávicas y en Vetusta moran todos sus afectos, así los que están sepultados como los

    que risueños y alegres viven, brindando esperanzas; en Vetusta ha transcurrido la mayor parte de su existencia; allí se inició su vocación literaria; en aquella soledad melancólica y apacible aprendió lo mucho que sabe en cosas literarias y filosóficas; allí estuvieron sus maestros, allí están sus discípulos. Más que ciudad, es para él Vetusta una casa con calles, y el vecindario de la capital asturiana una grande y pintoresca familia de clases diferentes, de variados tipos sociales compuesta. (…) calles y personas, rincones de la catedral y del casino, ambiente de pasiones o chismes, figuras graves o ridículas pasan de la realidad a las manos del arte, y con exactitud pasmosa se reproducen en la mente del lector, que acaba por creerse vetustense, y ve proyectada su sombra sobre las piedras musgosas, entre las sombras de los transeúntes que andan por la encimada, o al pie de la gallardísima torre de la Iglesia Mayor."

    Benito Pérez Galdós, "prólogo", en Alas (Clarín), Leopoldo, La Regenta. I, Madrid, Castalia, 1984, edición de Gonzalo Sobejano, 3ª edición, pág. 86.

    Por tanto, en La Regenta los personajes, inventados o inspirados en personas reales, viven en lugares que en muchos casos son de fácil identificación, ya que son citados por su nombre verdadero o solo están levemente ocultos bajo denominaciones ficticias. En otros casos, la identificación es más difícil, porque los datos sobre ellos son deliberadamente contradictorios o imaginados

    –no olvidemos que La Regenta es una obra literaria, no un libro de historia–. Y varios edificios, religiosos o civiles, han desaparecido.

    En la visita virtual se ofrece una muestra significativa de los lugares ovetenses –calles, plazas, edificios civiles o religiosos– vinculados a Clarín y a su obra fundamental. Los textos seleccionados ofrecen una breve información histórica o artística y a continuación –y con distinta tipografía– pasajes de La Regenta en que se alude o describen tales lugares y lo que en ellos sucede, con indicación del capítulo de la novela en que aparecen.

    Vista de la Calle Fierro y la Iglesia de San Isidoro El Real desde una esquina de la Plaza del Fontán

    La Calle Fierro y la Iglesia de San Isidoro El Real desde una esquina de la Plaza del Fontán